viernes, 1 de enero de 2010

Dinosaurios de Australia

¡Sí señor! ¡Ya estamos en el 2010! Feliz año nuevo a todos los lectores. Y para celebrarlo, ¿por qué no le echamos un ojo a la paleofauna de uno de los países que antes llegó al año nuevo? Ante ustedes, los dinosaurios de Australia, que sin duda son los que gozan de los nombres más raros XD.

Nuestro circuito comienza en el Jurásico medio, durante el Aleniano-Bajociano, hace unos 175-167 millones de años, donde podemos encontrar a los primeros dinosaurios australianos. En primer lugar tenemos al abelisáurido Ozraptor, que por desgracia nos es conocido tan sólo por un fragmento de su pierna. Este terópodo sería de la misma constitución que los abelisáuridos argentinos Quilmesaurus y Masiakasaurus, y tendría una longitud de 2-3m. Rhoetosaurus es el otro dinosaurio que encontramos en todo el Jurásico australiano. Este saurópodo es mucho mejor conocido y tendría una longitud de entre 12 y 15m, un tamaño relativamente modesto para un saurópodo. El fuerte parecido de Rhoetosaurus con Camarasaurus los acerca mucho filogenéticamente, defendiendo la creación del grupo de saurópodos Camarasauridae, que no existe en la clasificación actual.

Lógicamente faltan muchos espacios por llenar en la paleofauna jurásica de Australia, y es que este país tampoco es una potencia paleontológica, pero sin duda su mayor esplendor está en el Cretácico inferior.

Nos encontramos ahora en el Cretácico inferior, periodo Aptiano. En estos momentos, Australia está mucho más cerca del polo que hoy día, y tiene un clima mucho más frío, con un invierno muy duro. Un pequeño dinosaurio es el mejor adaptado de la zona a estas temperaturas medias que rondan los -5 ºC. El Qantassaurus es un pequeño hipsilofodóntido de 1’8m de largo que disponía de claras adaptaciones al frío, como unos ojos grandes para ver en la oscura noche boreal o incluso haber desarrollado un sistema endotérmico (sangre caliente) para aguantar los duros inviernos en los que este animalillo seguramente no invernaba.

Un Qantassaurus ramonea en el Cretácico inferior de Australia.

Dos dinosaurios conocidos por restos muy fragmentarios son Kakuru y Serendipaceratops (una tibia y huesos del brazo, respectivamente). El primero fue posiblemente un terópodo de pequeño porte, tal vez un oviraptorosaurio, y el segundo fue seguramente un protoceratópsido (sí, cercano al Protoceratops), que con sus dos metros de longitud sería el primer dinosaurio ceratopsiano de Gondwana (Sudamérica, África, Indo-Madagascar y Australia).

Por último, un dinosaurio había desarrollado importantes características, pero no contra el frío, sino contra los depredadores. El Minmi (3m) era un pequeño anquilosaurio, seguramente un nodosáurido (pues carecía de maza ósea) cuya armadura poco podría hacer ante las bajas temperaturas.
Minmi, un anquilosaurio del Aptiano de Australia.
En la era Albiana, nos encontramos en la “Edad de Oro” de los dinosaurios australianos, e incluso uno de los capítulos de Caminando entre dinosaurios se centra en este ecosistema. Y es que no es para menos, pues en estos momentos en el bosque helado habitaban tres tipos de saurópodos titanosaurios que se habían adaptado al frío llegando a los 16m de longitud. Wintonotitan y Diamantinasaurus, recientemente descubiertos, eran dos titanosaurios estándar, que posiblemente gozaran de algún tipo de placas óseas. Austrosaurus, en cambio, tenía la singular característica de que, al igual que los braquiosaurios, tenía los miembros anteriores un poco más altos que los posteriores, ya pueden especular.

Atlascopcosaurus y Leaellynasaura eran dos pequeños hipsilofodóntidos de menos de 3m de longitud que habían desarrollado aún más las adaptaciones de sus antecesores, especialmente el Leaellynasaura, que al no hibernar, debería ser endotérmico.

Un celurosaurio llamado Rapator, medía 6m de longitud, y parecía perfecto para cazar hipsilofodóntidos, pero era un alvarezsáurido, lo que indica que tal vez tuviera tan sólo un pico. Aunque es con diferencia el mayor de los alvarezsáuridos, se conoce por restos muy fragmentarios. Otro terópodo era el ornitomimosaurio Timimus, de tres metros de largo y 1’8 de alto. Este pequeño corredor, al contrario que los hipsilofodóntidos, sí se cree que hibernaba, ya que su crecimiento es cíclico (no crecía durante el invierno).

Ilustración del Cretácico australiano en la que se distimguen claramente dos Muttaburrasaurus en primer plano, un grupo de Minmi detrás, el saurópodo Austrosaurus junto al terópodo Australovenator y abajo del todo de la imagen un hipsilofodóntido (¿Atlascopcosaurus?¿Leaellynasaura?) asolado por un celurosaurio. Esta imagen es algo subrrealista, pues mezcla dinosaurios del todo el Cretácico, pero representa bien la paleofauna australiana.
Por último, el Muttaburrasaurus era un ornitópodo ¿hadrosáurido? cuya adaptación al frío, según Caminando entre Dinosaurios, sería emigrar, a pesar de que era un dinosaurio de unos 8m de longitud y hasta 3 toneladas.

En los periodos restantes del Cretácico, el único dinosaurio hallado data del fin del Mesozoico (Campaniano-Maastrichtiano), y es el alosáurido Australovenator, de entre 6-8m de longitud, cuyas presas durante su estancia en el mundo aún quedan por descubrir.

4 comentarios:

Zhadow! dijo...

Buen post amigo, muy buena la paleofauna australiana.

Ah, Enrique, quería hacerte una preguntita, he estado viendo la galería del Megaladapo, uno de los paleoilustradores del Noa, en deviantart, y ¿yo puedo poner sus imágenes que tiene en esa página en mi blog? o no.

Y ojala qu hayas pasado un feliz nuevo año (de seguro que sí)

Enrique dijo...

Feliz año Zhadow!

Bueno eso preguntaselo a él, que es quien ha hecho las imágenes, y si no te puedes poner en contacto con él, dile a Noa que le de tu mensaje.

Saludos

El Noasaurus. dijo...

Buenas!!

Feliz año para ambos!

Bueno Zhadow, en eso yo no me meto, supongo que el Megaladapo te dejará usar algun de sus imagenes, yo no tengo el más minimo problema.

Pero como dije, conseguirte un buena paleoilustrador es una buena opción, y hay muchos en DeviantArt, contactaté con ellos ;)

¡Saludos!

PD: Me olvidé de hablar del post

Ciertamente la paleofauna australiana del Mesozoico es algo extraña, mas no impresionante.

Me quedo con su paleofauna cenozoica.

Enrique dijo...

Feliz año Noa!

Ciertamente, no conozco la paleofauna cenozoica de casi ningún lugar, prefiero ir especializandome en Mesozoico.

Para mí, lo bonito de esta paleofauna es la diversidad de maneras de las que los dinosaurios se van adaptando al frío, me parece muy bonito.

Saludos.